Cómo liderar en la Iglesia

Gracias a que pensamos que Dios desea utilizar a toda la Iglesia para lograr al mundo entero, nos preocupa bastante por qué razón es tan bien difícil para nosotros movilizar a mucho más personas a fin de que asistan al ministerio. Es interesante preguntar, ¿qué les pasa a estas personas? Pero deseo eludir centrarme en el resto y, en cambio, mirarnos a nosotros, sus líderes. ¿Exactamente en qué suponemos y con qué soñamos?

La Biblia es un libro ejemplar, como única fuente de verídica enseñanza que contamos. Revela los caminos espirituales (en vez de los caminos naturales) del venidero Reino de Dios. Las doctrinas nos enseñan qué opinar; Los modelos a continuar nos detallan de qué manera vivir y dirigir. ¿Puedo sugerir varios de los modelos que nos han ayudado a relacionarnos con toda la Iglesia? A lo largo de mis años como sacerdote, cerca del 75% de los mayores participaban en pequeños conjuntos que se «multiplicaban» a 13 personas, con lo que bastante gente eran líderes de células o practicantes. Plantamos 37 iglesias locales distintas, prácticamente 2 por año a lo largo de mis 22 años como pastor.

por Mike Hurt

Comienzas a regentar una aceptable discusión de estudio bíblico. La preparación es clave para asegurar que el tiempo del conjunto sea importante y apreciado. Empieza con tu cabeza mientras que te preparas para estudiar.

Primero, entienda que se prepara para una discusión grupal, no para una charla. Su propósito ha de ser conseguir que otros compartan sus historias y asistan a otros a estudiar en vez de sencillamente contar sus historias y mostrarles a todos lo que ha aprendido. Hago esto aprendiendo con 2 perspectivas en cabeza.

En el momento en que creamos un líder o un aparato que va a accionar en cualquier frente, existen varios puntos que debemos tener en consideración para mostrarles la visión de Dios sobre el liderazgo. Debemos tener precaución al escoger a determinadas personas para puestos de liderazgo en vez de sencillamente ocupar los vacíos que van a ser enormes líderes futuros para todos y cada uno de los comprometidos. Entonces, ¿qué pasos debemos tomar para crear nuestro aparato? Aquí hay 5 cosas que siempre y en todo momento tienen que tenerse presente:

  1. La vida espiritual del líder: Este es un punto vital para cualquier aparato que sirve un campo espiritual. Es requisito cerciorarse de que el llamado líder tenga su relación con Dios. Su historia espiritual se reflejará en su accionar y modo de vida. Estas cosas por último mostrarán tu carácter. Si fallas en todos y cada uno de los otros puntos, ¡no falles en este! Cristo es la cabeza de la Iglesia, con lo que es esencial que un líder muestre su carácter y sea el centro de su historia.

  2. Recuerda las 3 C: En su libro Liderazgo intrépido, Bill Hybels identifica las tres áreas primordiales que son fundamentales para cualquier líder: carácter, rivalidad y carisma. Hete aquí una ojeada veloz a cada uno de ellos:

  1. Mire antes de escoger: en vez de llamar a alguien para regentar el teléfono o a lo largo de una visita, por favor Considere esmeradamente esta alternativa en los programas de la iglesia. Invítalo a almorzar o cenar en tu casa para conocerlo mejor. No tenga temor de dedicar un tanto mucho más de tiempo para llevar a cabo una buenísima decisión.

  2. Guía/Técnico: este punto normalmente se pasa por prominente, pero es primordial que quiera crear un aparato capaz y contribuir a formar a nuevos líderes. Su líder ha de ser un experto en discipulado, ha de estar animado por la iniciativa de hacer una generación con potencial. Ha de ser una oración en todos y cada asamblea, que incentiva las buenas relaciones y exhibe su amor por el resto. Es el estilo de liderazgo católico que realmente busca continuar las enseñanzas de Cristo. Escoja un líder que ame a la iglesia, y la gente a las que dirija van a aprender este punto con él.

  3. Elementos: Los pastores con frecuencia están tan preocupados que olvidamos la función básica de un pastor. ¿Qué hizo para contribuir a los líderes oa quienes dirigen la iglesia? Si quiere que su porvenir líder tenga la visión de liderazgo adecuada, no puede llevar a cabo otra cosa. Aparte de prepararlos apropiadamente, tienes que inquietarte por brindarles los elementos precisos. Puede pasar 20 minutos antes o tras planear las asambleas con ellos, entregándoles disco compacto, DVD, libros y materiales de acompañamiento.

Si leer otros artículos relacionados a Cómo liderar en la Iglesia puedes visitar la categoría Iglesia.

Juan de Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir